Mi debut fue en el Somero 2015

Muy poco antes del comienzo del Somero 2015, en la Matriz, Manuel nos vino a decir: os hemos puesto en el programa para que deis una presentación del Peersound. Me sentí alagado, pero la aplicación no estaba terminada, no habíamos probado el desarrollo en el mundo real y tampoco me sentía nada seguro con la perspectiva de explicarme ante un auditorio. Pero también me excitaba la idea, era un reto que me hacia sentir vivo. Y yo necesito sentirme vivo.

programa someroTenía miedo. Dudaba de que pudiera hacerlo. Por pudor, no dije que no lo haría y me lancé. Creo que esto me costó una noche de insomnio. A toda prisa, instalé el tracker, el servidor web y cloné los gits que hacían falta en mi portátil del pleistoceno. Además, para facilitar la resolución de nombres de dominio, configuré un microrouter WRTnode con entradas en el DNS apuntando a los servidores. Me llevé en la maleta el hardware que necesitaba para un intercambio de archivos P2P en el navegador.

Una vez en el Somero, antes de que empezara el taller, espanté casi todos los miedos que tenía, excepto uno: sabía que era poco probable que la demo funcionara. Primero, hubo problemas con el punto de acceso que llevé. Luego, el intercambio de archivos sólo lo hacia en contadas ocasiones. Carlos habló casi todo el tiempo, y lo hizo muy bien. Explicó la idea, que era lo más importante, y llegó. Yo hable de la parte más técnica. Estaba un poco nervioso y había una luz que me apuntaba a la cara, no sabía si se entendía algo de lo que decía. Y, al final, ocurrió lo que todo el mundo espera que ocurra en una demo: que no funcione bien. Problemas de los imprevistos. Pero para ser mi debut, en suma, no estuvo mal.

Era la primera vez que estaba en un situación así. Compartí “plató” con Manuel, con Mikael, desarrollador principal de GNU Social y con Hannes, desarrollador de la interface Qvitter. Curiosamente, esta circunstancia no me puso más nervioso. Compartir escenario con tamaños creadores, aumento mi confianza: si yo estaba allí, era por algo. Da que pensar. Supongo que ello picaría a Mikael y Hannes. En todo caso, podrían haber prescindido de nuestra presentación y no lo hicieron. La noche anterior había hablado con Mikael sobre Bitorrent en el paseo marítimo de Gijón, mientras íbamos a algún sitio para cenar (bondades del formato del Somero 2015) y entonces se me ocurrió una estrategia: enfocar la explicación sólo para la gente que había allí. No hablé para un auditorio indefinido, no para los hackers del mundo, ni nada así. Es decir, para personas que puedo decir que las conozco.

La demo parece que gustó. Yo no quedé del todo satisfecho con su funcionamiento, pero también hubo quién dijo que lo petamos. Aunque, para mí, lo más importante del Somero es lo que confesaba el otro día, también aprendí otras cosas muy importantes. Me doy cuenta de que, con el desarrollo de Peersound, he aprendido sobre programación más que en docenas de cursos de los que he hecho. Sé que puedo resolver, a veces, problemas que parecen imposibles. Ahora me resulta más difícil tirar la toalla. Aprendí a confiar más en mí.

En este momento y desde hace un días, el desarrollo de Peersound se encuentra parado por un inconveniente que llevará un tiempo resolverlo. Pero sé que lo conseguiremos.

Gracias por habernos incluido en el programa. Para la próxima, esperamos que el Peersound funcione a pleno rendimiento 😉

1 comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.